Siguenos por Facebook Siguenos por Twitter Destinos Turísticos de Venezuela Destinos Turísticos de Argentina Destinos Turísticos de Bolivia Destinos Turísticos de Chile Destinos Turísticos de Colombia Destinos Turísticos de Costa Rica Destinos Turísticos de Ecuador Destinos Turísticos de Panama Destinos Turísticos de Peru
guiaviavesvirtual.com Header Venezuela - Guía de Viajes y Turismo, Destinos Turístico, Boletos Aéreos, Vuelos, Hoteles, Alquiler de Autos, Coches, Vehículos, Seguro de Viajes, Latinoamérica y el Caribe, Sur América y Centro América
 
   

 

  Compare entre 150 Web Sites de Viajes - Aerolíneas Internacionales - Vuelos - Boletos Aéreos - Reservación de Vuelos Compare entre más de 700.000 Hoteles en 150 Web Sites de Viajes, Buscar Hoteles, Reservar Hoteles, Hotel Booking Alquiler de Autos, Alquiler de Automoviles, Alquiler de Vehículos, Alquiler de Coches Seguro de Viaje, Viajar Seguro, Viajar con Seguro, Asistencia de Viajes

 

Guia Viajes Virtual - Estado Miranda - Guía de Viajes y Turismo del Estado Miranda - Destinos Turísticos del Estado Miranda - Atractivos Turísticos del Estado Miranda - División Político Territorial del Estado Miranda

Estado Miranda
Guía de Viajes Y Turismo del Estado Miranda

Buscar Hoteles en Venezuela

Share
Guía Viajes Virtual Venezuela - Destinos Turísticos del Estado Miranda - Atractivos Turísticos

Destinos Turísticos del Estado Miranda - Atractivos Turísticos


Ver mapa más grande

El turismo en el Estado Miranda comienza por la ciudad de Caracas. Cuatro de los municipios capitalinos pertenecen a este estado:

Municipio Chacao: con sus modernas y atractivas edificaciones sede de importantes empresas, hoteles de lujo y elegantes centros comerciales. La vida nocturna es muy activa con afamados restaurantes y alegres clubes y discotecas.

Municipio Sucre: el cual conserva el centro histórico del pueblo de Petare con sus típicas callecitas empedradas, su plaza, su iglesia y su museo de arte popular. Cuenta con dos importantes áreas recreacionales:
El Parque Los Chorros; cuya historia se remonta a los comienzos del siglo, cuando la empresa Gran Ferrocarril Central inaugura una línea de seis kilómetros de extensión, que va desde la estación ubicada en los Dos Caminos hasta la entrada del Balneario Los Chorros.

Para el año 1915 Los Chorros se convierte en el centro recreacional más importante de la época. Existen una serie de pozos artificiales, así como senderos naturales, mirador y casona estilo alemán. Ofrece a sus visitantes; Juegos Infantiles, Areas de Picnic, Caminerias, Pozos para Bañistas (Niños), Estacionamiento, Fuente de Soda, Sanitarios, Actividades de Educación Ambiental.
El Parque del Este Francisco de Miranda: Dentro de los atractivos del parque se destacan; El Jardín Xerofítico donde se observan, cocuizas blancas y azules, cardones aloe sábila, espada de Bolívar, entre otras. Un Jardín Hidrofitico con Lirios de agua, málagas, platanillos y papiros y un bosque tropical húmedo en donde se observan grandes bucares, mijaos, matapalos, caobos y ceibas.
En el Parque del Este se encuentra un pequeño zoológico con animales en cautiverio, con aves como el tucán y guacamayas; reptiles como la boa, tragavenado, sapos, caimán del orinoco, entre otros y mamíferos como monos, tigres, ardillas, etc.
Ofrece diversos servicios tales como la Concha acústica, Vivero didáctico, Planetarium, Terrarium, Aviarium, Fuentes de Soda, Kioskos-Píñateros, Áreas deportivas y caminerías las cuales son utilizadas por los caraqueños para ejercitarse, Enfermería, Biblioteca, Teléfonos públicos y Sanitarios. Actividades de Educación Ambiental con el Programa de Guías Ambientales los cuales atiende al público que visita el Parque suministrándoles información y orientación.
El parque del este abre sus puertas al público de Martes a Domingos en el horario comprendido entre las 5:00 a.m. a 5:00 p.m.

Municipio Baruta: Con su viejo pueblito, sin embargo el sector de mayor atractivo es Las Mercedes, en donde se encuentran importantes centros comerciales y galerías de arte, exclusivas boutiques y restaurantes de lujo.

Municipio El Hatillo: con un agradable ambiente de montaña, conserva ejemplos de arquitectura tradicional. Es lugar de encuentro, ya que en sus callecitas se ha desarrollado un exclusivo comercio con variedad de galerías de arte, tiendas de diseño, anticuarios, artesanía, boutiques y una amplia e interesante oferta gastronómica.
Siguiendo hacia Oriente del Esta Miranda nos encontramos con la Ruta de Barlovento para encontrarse con el sol, la hospitalidad, la comida típica y la alegría de vivir, también para descubrir su rico acervo cultural, herencia del mestizaje colonial, o recorrer su insólita y deslumbrante naturaleza, disfrutar de bellos y contrastantes paisajes, conocer las costumbres de sus pueblos y compartir con ellos sus fiestas y tradiciones populares, así como sus atractivo paisaje marino con ritmo de tambor.

Comenzando por los valles de Guarenas y Guatire donde se ha intensificado la expansión urbana para desarrollos habitacionales, comerciales e industriales. En contraste, conserva una de sus tradiciones más representativas como la famosa Parranda de San Pedro.

Allí existen algunos atractivos, como la excursión a la Hacienda del Norte o Cascada del Norte, quizá una de las rutas más hermosa y menos conocida en el Parque Nacional El Ávila, se inicia en Guatire y atraviesa los terrenos de una hacienda que perteneció a la familia del Libertador.
La cascada es la mayor caída de agua del parque, bañarse en sus templadas aguas es una experiencia muy gratificante. Se recomienda hacer esta excursión entrando por la Hacienda Santa Rosa y con guías experimentados.
En la Población de Guarenas encontramos su Casco Histórico, allí ubicada frente a la Plaza Bolívar, está la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de Copacabana; un interesante y digno ejemplo de intervención sobre una edificación pre-existente. La iglesia fue remodelada a finales de la década de los cincuenta, por el arquitecto italiano Giovanni Oreste Della Piana pero conserva los muros laterales de tapia. Guarda la imagen de Nuestra Señora de Copacabana, patrona de la ciudad y una antigua y artística talla de San José; vasos litúrgicos del siglo XVIII y otros objetos de arte e históricos de gran significado para Guarenas. La obra más trascendente del conjunto es un relieve de la Ultima Cena, elaborado por Emilio Musso.
También frente a la Plaza Bolívar se encuentra La Casa Ribas; Monumento Histórico Nacional. En esta casa, "según la tradición, fue velada en la noche del 12 de marzo de 1815, la cabeza del ilustre Prócer y Mártir de nuestra Independencia General José Félix Ribas". Fue restaurada en 1988, en diferentes partes se dejaron "testigos" a la vista, de la estructura de los muros de la casa. Una parte de la casa es usada actualmente como sala de exposiciones.

La variedad de ambientes naturales de Barlovento incluye uno de los parques más característicos del país, el Parque Nacional Laguna de Tacarigua, con sus 39.100 hectáreas que incluyen ambientes naturales como la laguna, los bosques secos y de manglar, la playa arenosa y el área marina.
Con abundancia de aves, nacionales y migratorias; peces; ricas formaciones de manglares y extensas playas. La laguna constituye una hermosa albufera, producto de la formación de una barrera litoral o restinga que la separa del Mar Caribe. El cordón arenoso que separa la laguna del mar es un sitio paradisíaco para realizar actividades de balneario en una hermosa playa sombreada por gran cantidad de cocales y uvas de playa, pero durante la época de desove, la barra se convierte en una zona de protección para las tortugas marinas y sus nidos.
Es uno de los mejores lugares del mundo para la pesca de róbalo, sábalo y bagre aguatero.

Siguiendo la Ruta de Barlovento se encuentra la población de Higuerote: con sus playas muy seguras, debido a que su fondo es llano y su oleaje suave. También son conocidas por los guacucos que se recolectan fácilmente en la arena.
La ruta nos conduce a Carenero, con sus canales, en medio de manglares, constituyen un refugio para numerosas aves marinas y una variada fauna acuática. Allí se encuentran las playas de Buche y Los Totumos, dotadas de restaurantes y servicio de alquiler de toldos y botes para paseos en los manglares. Sus cristalinas aguas son recomendables para el submarinismo y el snorkeling, especialmente en el Farallón Centinela un islote rocoso, lejano, accesible solo por mar. La visibilidad promedio en sus aguas es de 45 m, contiene una abundancia excepcional de fauna y flora marina, se pueden conseguir peces de gran tamaño como tiburones y mantarrayas, también cardúmenes de pargo, cachamas, carites, entre otros y, con un poco de suerte, especialmente en los meses de noviembre, diciembre y enero, delfines y ballenas.
Cabo Codera, considerado como el mejor lugar de la región para el buceo, específicamente en el oeste de Punta Maspano, el cual alberga un arrecife coralino donde rompe el fuerte oleaje, por lo que puede resultar un poco peligroso. El avistamiento de tiburones y peces martillo (prácticamente seguro al mediodía) e incluso tortugas marinas, se ha convertido en el principal atractivo de la zona.
Siguiendo por la costa, se llega a Puerto Francés, playa abierta en una hermosa bahía, antiguo refugio de piratas, excelente para la pesca artesanal, abundante en arrecife coralino y estrellas de Mar. Es sitio de anclaje preferido por los navegantes, la tranquilidad de sus aguas permite a veleros y embarcaciones de diversos calados pernoctar en su zona. Allí se puede contratar un paseo en bote hasta la famosa playa de Caracolito.
Siguiendo hacia el norte, encontramos a Chirimena, pequeña población costera con una hermosa playa de oleaje fuerte. Una de las poblaciones más atractivas de la costa de Barlovento para la práctica de deportes acuáticos, tales como el surf, pesca deportiva y sub-marina, que sumado a sus tradicionales toques de tambor, la consolidan como un destino turístico de interés.
Otra zona de interés para submarinistas es el Bajo del Capitán, a poca distancia de Chirimena, que puede ser visitado por buzos novatos y turistas, por sus corrientes tranquilas y la abundancia de peces grandes.
Hacia el oeste de Chirimena, vía carretera costera, se encuentra la Hacienda El Banquito, donde es necesario autorización para llegar a la playa del mismo nombre. Allí se pueden apreciar las huellas de las tortugas Verdes y Cardón que van nidificar. Los propietarios de la Hacienda han establecido un refugio de tortugas y realizan diversas investigaciones sobre los hábitos y la reproducción de estos animales.
Pasando el pueblo de Chirimena, atravesando el río, hay una carretera de tierra con numerosas entradas a la Playa Chirere: Muy cotizada entre los surfistas porque sus olas son tipo tobogán. Preferiblemente, ir en vehículo doble tracción ya que la carretera es de tierra, y en los caminos a las playas hay mucho barro. Desde Higuerote también se pueden visitar a Curiepe, pequeño pueblo barloventeño, perteneciente a la época Colonial (siglo XVIII) famoso nacional e internacionalmente por sus fiestas tradicionales de Tambores de San Juan. El pueblo conserva muchas casas tradicionales, algunas de ellas de interés especial, así como unas ruinas que se consideran en el pueblo como las de "la iglesia vieja de la época de la Guipuzcoana". Otro sitio que no puede dejar de ser visitado es el Museo Lino Blanco, el cual alberga una muestra de la cultura popular de Barlovento.
Birongo: uno de los pueblos de mayor fama de prácticas mágicas en Venezuela. Fue un "cumbe", es decir, un pueblo formado por negros cimarrones, o esclavos escapados de las haciendas cacaoteras, quienes se internaban en las montañas de las que sólo salían ocasionalmente para cometer fechorías en contra de viajeros desprevenidos. Allí podemos conocer el Monumento Natural Cueva Alfredo Jahn: cuyo río interior transcurre por galerías de interesantes formaciones geológicas. Cuenta con más de 4 kilómetros de desarrollo, es la segunda caverna más larga del país y logra un desnivel o profundidad máxima de 67 metros. Un curso de agua nace en su interior y recorre las galerías y salones de majestuosa belleza, entre los que se destaca el Salón de la Lluvia, donde un aguacero subterráneo indica el principal sitio de entrada del agua de la cueva.
También se encuentran curiosas formaciones rocosas como El Chaguaramo, formada por la unión de una estalagmita y una estalactita, impresionantemente parecida a esa palma. En el exterior, un exuberante bosque tropical húmedo, resguarda las 15 entradas de la cueva. La rosa de montaña destaca entre la vegetación, por ser una flor roja del tamaño de la cabeza de un niño, que resalta entre el verde follaje.
Debido a que el ecosistema de la cueva es muy frágil y que es muy fácil perderse en su interior, es necesario visitarla en compañía de un guía experto (puede ser contratado en la entrada de la cueva) y con el equipo adecuado. Para llegar allí se atraviesan plantaciones de cacao, café y aguacate y una espesa vegetación, predominando el roso blanco, árbol emblemático del estado Miranda, la rosa de montaña y otras llamativas flores.

Luego se llega a la población de Capaya: Pequeño pueblo cacaotero, situado a orillas del río Marasma, en un hermoso valle; uno de más antiguos de Barlovento (finales siglo XVII). El Río Capaya es un lugar de interés para quienes se acercan al pueblo, pues a lo largo de su recorrido, este curso de agua ofrece refrescantes pozas donde darse un baño.
La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Iniestra es "Monumento Histórico Nacional" desde 1960. Conserva su estructura urbana y muchas de sus casas tradicionales. En las inmediaciones de Capaya se encuentran las Ruinas de la Casona de la Hacienda Palacios: donde se dice que nació el Libertador; fue centro cacaotero y de esclavitud. Se encuentra dentro de los actuales parcelamientos del Instituto Agrario Nacional.
La otra ruta que nos ofrece Barlovento conduce desde la encrucijada de Tacarigua de Mamporal hacia Río Chico: población que ha conservado mucho de su patrimonio construido, heredado fundamentalmente del siglo XVIII, época de mayor auge del pueblo, de hecho durante buena parte de ese siglo se le llamaba la Caracas Chiquita.
Todavía en el pueblo se pueden apreciar varias de las casas coloniales que datan de su época de esplendor. Algunas de ellas solariegas, de celosía y ancho patio, aún están en pie y han sido restauradas para albergar a diferentes instituciones culturales como la Biblioteca Simón Rodríguez y el Taller de Arte Vicente Emilio Sojo.
Entre sus sitios de interés podemos citar la Iglesia Nuestra Señora de Las Mercedes, hermosa iglesia blanca de tres naves, en donde aún se puede apreciar su campanario original.
Actualmente la zona es famosa por las playas, que son muy atractivas para los habitantes de Caracas y sus alrededores, por los canales rodeados de vistosos edificios de apartamentos y hoteles, se pueden apreciar hermosas casas y edificios ubicados a los lados del canal. A través de éste, se puede pasear en lancha, esquiar o pescar. La urbanización también cuenta con un campo de golf.
En la parte noreste de Río Chico, se encuentra ubicado Tacarigua de Laguna, pueblo de pescadores que forma parte del parque nacional del mismo nombre. El pueblo vive de la pesca que se da en abundancia en la laguna, además sus pobladores sirven de guías turísticas, ya que dan paseos alrededor de los caños; para disfrutar de las distintas vistas, plenas de una exuberante vegetación, bellas aves y playas, en medio del parque se encuentra una de las playas más llamativas de la zona.
Para llegar a estas, lo debe hacer por medio de lanchas ya que buena parte del año el agua no permite el acceso por tierra. Pasando la laguna vía Oriente, se encuentran las playas de Machurucuto y Playa Pintada, adornadas por una franja interminable de cocoteros y provistas de acogedores hoteles y servicios para los visitantes.

En contraste, partiendo desde Caracas hacia Occidente, nos topamos con la Ruta de Los Altos Mirandinos; Tierra de montañas y valles verdes en pleno centro del país y como puente de enlace hacia los valles de Aragua y a todo el occidente venezolano, con su agradable clima templado y variados paisajes.
Para conocer esta región, se puede tomar la vía de la Panamericana pero es mucho más agradable el recorrido por la vieja carretera de la Mariposa, por el paisaje de montaña que la rodea. El Embalse La Mariposa, principal reservorio de agua de Caracas, fue la sede de los deportes de remo de los Juegos Panamericanos de 1983. Ofrecen servicios de alquiler de kayac, feria de comida, el área de la feria sirve de mirador hacia el embalse.
Desde aquí se sigue hasta interceptar la ruta conocida como la Cortada de Guayabo, para llegar hasta la Fábrica de ICET Arte Murano (Potrerito) y Cristalart (carretera panamericana) donde se hacen piezas en cristal soplado y moldeado a mano, usando la misma técnica empleada desde hace siglos en la isla de Murano, cerca de Venecia. Aparte de la venta de los artículos, lo más interesante de estos talleres es la posibilidad de apreciar como los artesanos diseñan cada una de las piezas con una impresionante habilidad.
Siguiendo la vía nos encontraremos con la población de San Diego de Los Altos: implantado en una pequeña cornisa de las montañas al este de Los Teques. Conserva muchas de sus casas tradicionales de una planta, algunas en ruinas, Su Iglesia Parroquial "Monumento Histórico Nacional". Su hijo más ilustre es el escritor Cecilio Acosta (1818). Es sede del Museo - Biblioteca Cecilio Acosta: con una amplia colección de obras pictóricas (retratos de familiares en su mayoría), fotografías, documentos personales y familiares, condecoraciones y muebles del siglo XIX; la pieza más valiosa es el escritorio - biblioteca ya que los libros que contiene en su interior pertenecieron a este destacado humanista. El museo está instalado en la que era la casa parroquial, construcción tradicional de tapias y techo de tablas y tejas.
En Carrizal se encuentra el Acuario Agustín Codazzi: el cual contiene una muestra de las diferentes especies piscícolas que habitan las aguas del país, tales como: Bagres, caribes, cachamas y otras especies la entrada está decorada con un mural metálico de Alejandro Otero.

La ruta nos lleva a Los Teques, ciudad capital del Estado Miranda. Donde se encuentran varias e interesantes iglesias, la Plaza Guaicaipuro con sus Petroglifos y el Complejo Cultural Cecilio Acosta.
Durante las recientes décadas, por la carretera Panamericana, entre San Antonio y Carrizal, se ha desarrollado una importante actividad comercial, que incluye grandes y modernos centros comerciales, llenos de distracciones y atractivos turísticos, así como numerosas urbanizaciones que han sido construidas en sus alrededores, algunas de las cuales constituyen expansiones de Caracas.
Dos sitios destacan en esta ciudad, la Estación del Tren El Encanto, a la que se accede a través de un recorrido que parte desde los Teques, luego de cruzar algunos túneles y puentes originales de la época en que el tren era el transporte por excelencia en Venezuela.
En El Encanto se observa aun una locomotora muy bien conservada que data de 1890; desde allí parten trochas hacia la montaña y algunos pozos naturales y manantiales.
El otro sitio de interés es el Parque Gustavo Knoop, ubicado en los terrenos de la antigua Estación Norte de los Teques, sus 12 hectáreas están plantadas de frondosos árboles y palmas, atravesadas por un puente original de la época; ofrece agradables espacios para el esparcimiento.
Desde los Teques, tomando el camino hacia San Pedro se llega al Parque Nacional Macarao. Sus caminos de tierra se abren sobre un terreno de suaves pendientes, atraviesan el bosque repleto de árboles cubiertos de musgos, líquenes y orquídeas, donde destacan helechos arborescentes, palmas, cedros, bucares, quiripitis y palos de María.
Ocasionalmente, las aves cruzan el camino, mostrando colores que compiten con los tonos de las mariposas que sobrevuelan las quebradas. Entre sus sitios de interés destacan el Embalse de Agua Fría, hermoso espejo verde azulado que provee de agua a las ciudades cercanas y las Ruinas Los Tapiales, construida con una técnica característica de la época de la colonia. Adicionalmente, este parque tiene un gran potencial para los aficionados a la bicicleta montañera, por tener varias rutas con diferentes niveles de dificultad.
Siguiendo por la vía de San Pedro llegaremos a El Jarillo: ubicado al sur oeste de la ciudad de Los Teques, entre los límites de los Estados Miranda y Aragua, aproximadamente a 90 minutos en carro desde Caracas. Donde empinadas y fértiles montañas sirven de asiento a las dispersas casas y chalets, de estilo alemán que conforman este poblado mirandino, el heredero más joven de la colonización de esta región por los descendientes alemanes en el siglo pasado. Es una población distribuida de manera irregular sobre un paisaje de ladera semimontañosa, con pequeñas sabanas inclinadas y abruptos riscos de piedra. El nombre del lugar se deriva de una planta (Escallonia floribunda) de flores blancas y frutos pequeños con forma de jarrita muy abundante.
Actualmente, es una zona agrícola dinámica y pujante, dedicada principalmente al cultivo de duraznos, fresas, higos y hortalizas. Se pueden adquirir frutas frescas, en especial, el durazno, y degustar comidas típicas de origen alemán, combinadas con dulces y comidas criollas.
El Jarillo es uno de los mejores lugares del país para la práctica de parapente, especialmente para aquellos que se inician en la actividad, pues sus vientos son fáciles de manejar. Varias escuelas ofrecen cursos completos y vuelos tandem.
Ubicado en Alto Jarillo, a través de un camino de tierra sólo apto para vehículos de doble tracción o a pie, se llega a la cima del Mirador de Vuelo de Parapente, desde donde se divisa todo el paisaje montañoso de El Jarillo y el Embalse de Agua Fría. Este mirador no tiene ningún tipo de instalaciones y sólo se realizan las prácticas de parapente los días feriados, sábados y domingos. También se practica los deportes de bicicleta de montaña y escalada.
El Jarillo cuenta con una iglesia moderna construida en 1982 dentro del mismo estilo arquitectónico que predomina en el lugar. Su interior es amplio y cuenta con un simbólico reconocimiento al durazno: el cáliz, la pila bautismal y el altar descansan sobre tallos o troncos de árboles de durazno como un gesto de reconocimiento a la principal fuente de sustento y progreso de los pobladores. Allí se encuentra la fábrica de envasado del durazno y procesamiento de la pulpa de durazno, en la cual es posible visitar sus instalaciones con guía, previa solicitud, así como comprar los duraznos en almíbar directamente. Por otro lado, el cultivo de flores que se realiza en las Colinas de San Pedro es de enorme atractivo visual, y su aprovechamiento turístico puede ser diurno y nocturno, pues los cultivos son iluminados durante la noche para acelerar el crecimiento de las flores. El principal cultivo aprovechado en ese sector son los crisantemos, las margaritas y los pompones.

Tomando la Vía de La Cortada del Guayabo o La Carretera Panamericana y Luego tomando la Autopista Coche Tejerías, nos encontramos con la Ruta de los Valles del Tuy, región conocida por su rico pasado colonial y la sonoridad y colorido de sus manifestaciones musicales y religiosas.

La ruta desde Caracas nos conduce, pasando a través de antiguas haciendas de caña de azúcar, a Santa Lucía: La joya del pueblo es su iglesia y su retablo, pieza que introduce el estilo barroco en Venezuela y luego a Santa Teresa, donde tañen hoy en día en su iglesia las campanas que fueran obsequiadas por la Compañía Guipuzcoana en el siglo XVIII.
Cerca de la salida hacia Altagracia de Orituco, aún se encuentra el más antiguo puente colgante construido sobre el río Tuy. Desde Santa Teresa hay dos opciones.
La primera conduce hasta San Francisco de Yare: Cuna de la tradicional celebración de los Diablos Danzantes de Corpus Christi, una de las expresiones del patrimonio oral venezolano que por su riqueza, significación y tradición refleja fielmente la identidad y diversidad cultural de nuestro país. Ubicado en la cima de una colina, dominando la extensa vista de los campos aledaños.
Yare es uno de los pueblos de origen colonial, mejor conservados en los alrededores de Caracas, el Casco Histórico comprende las 12 manzanas que conforman las calles Bolívar, Rivas, Lander, Miranda y Cacique Yare.
En sus alrededores, existe una serie de casas de hacienda, algunas todavía habitadas, otras en ruinas que representan un recurso patrimonial importante. Simón Bolívar, fue dueño de haciendas y extensas hectáreas de tierra, vivió en varias ocasiones en donde ahora está el Museo Casa de Bolívar; La casa fue heredada por Simón Bolívar, a la edad de cinco años, quien la habitó cuando desempeñó el cargo de Justicia Mayor de Yare (nombramiento del año 1808) y la utilizó en muchas ocasiones como casa de descanso. En el Museo se pueden observar algunos muebles, cuadros y cartas que pertenecieron al padre de la Patria; además de importantes obras pictóricas de artistas locales.
La Iglesia Parroquial de San Francisco de Yare: Monumento Nacional. Es una de las joyas coloniales de Venezuela. Comenzó a construirse a fines de 1600, su arquitectura tiene una marcada influencia andaluza y morisca en su fachada de ladrillo y su torre circular. En el campanario se observan dos campanas, la mayor del año 1759 y la menor del año 1802. En el interior del templo se puede contemplar la imagen de San Francisco de Paula, Patrón del pueblo, cuya festividad se celebra el 27 de octubre.
La Casa de Los Diablos Danzantes de Yare: Sede de la Cofradía de los Diablos. En el patio interior se encuentra un gigantesco mural alusivo a Los Diablos Danzantes de Yare elaborado por el artista plástico yarense Reyes. Numerosas máscaras de distintas épocas y de Diablos Danzantes de otras partes del país, se exhiben en las paredes de la casa, así como afiches y recuerdos.
Este camino sigue a Ocumare del Tuy, donde cada año se celebra un desfile al galope, conmemorando la resistencia de los indios ante el conquistar español.
Si tomamos la vía de Charallave hacia San Casimiro, se encuentra la población de Cúa, lugar de nacimiento de los insignes venezolanos Ezequiel Zamora y Cristóbal Rojas.

Desde Cúa, se llega en unos pocos minutos al Santuario de Betania: ubicado a doce (12) kilómetros de Cúa, en la margen izquierda de la carretera Cua-San Casimiro, Municipio Urdaneta. Lugar de las apariciones de la Virgen Maria Reconciliadora de Todos los Pueblos, cuya fama transciende las fronteras del país. Según el libro "Apariciones en Betania", Venezuela, de la Madre Sims, Betania es una de las cuatro apariciones aprobadas por la Iglesia en el presente siglo.
En la Carta Pastoral de Monseñor Pío Bello se consideran "auténticas estas apariciones y el lugar es declarado sagrado y que sea cuidado a su vez como un sitio de peregrinación y oración, reflexión y trabajo".
Tal es la importancia que tiene esta localidad para los católicos, que el santuario recibe visitas de fieles de diferentes países y de todos los rincones de Venezuela. Se celebran vigilias en varias fechas del año, especialmente del 24 al 25 de marzo, fecha aniversario de la primera aparición que tuvo lugar el 25 de marzo de 1976, fue presenciada por la Sra. María Esperanza de Bianchini.
A partir de ese momento fue formándose un movimiento de formación religiosa. Los terrenos fueron donados a la Iglesia por la Familia Bianchini, el manejo del sitio está a cargo de la Diócesis de Los Teques, habiendo permitido esta que se celebren actos litúrgicos y la santa misa.
La finca de Betania se ha convertido en un lugar de peregrinación, de conversión y reafirmación de fe católica y de devoción a la Virgen, sobre todo durante fines de semana, semana santa y en las fechas de apariciones. Actualmente, la finca cuenta con dos estacionamientos con una capacidad de aproximadamente 70 vehículos; así mismo posee sanitarios públicos, con capacidad de 24 usuarios, teléfonos públicos y uno de telefonía celular, ventas de recuerdos del sitio y la caseta de policía.
La segunda opción a tomar desde Santa Teresa es la vía hacia Altagracia de Orituco que conduce hasta el Parque Nacional Guatopo: La carretera atraviesa el parque a lo largo de casi 60 km, penetrando en un exuberante bosque húmedo, frecuentemente rodeado de neblina, con miradores y espacios para la recreación donde el visitante puede hacer picnic, nadar en pozos, caminar en la montaña y acampar.
El área fue declarada Parque Nacional con el fin de proteger y conservar una importante muestra de la selva húmeda tropical venezolana, es uno de los refugios de fauna silvestre más importantes del país.
Desde la carretera se pueden observar algunas aves pintorescas: pericos, tangaras y mieleros. En el Centro de Visitantes La Macanilla se pueden observar muestras preservadas de la fauna menos conspicua y, atraída por las frutas que el guarda parques coloca en el comedero, se pueden ver de cerca aves como las tangaras cabeza de lacre y doradas, los mieleros y los curruñatas.
Para los excursionistas que se adentran a los caminos del parque, los encuentros con monos, venados y dantas no son raros. En Santa Crucita hay una pequeña laguna artificial donde, en ocasiones y al anochecer, se observa nadar a los animales del bosque, como el curioso perrito de agua, un marsupial con patas palmeadas.
En el sitio conocido como Agua Blanca, el visitante podrá nadar en los pozos que se forman al represar las aguas del río. En el sector sur, están las instalaciones reconstruidas de la Hacienda Colonial La Elvira, testimonio del apogeo de la época en que el cacao era la principal riqueza del país